Whisky

¿Whisky o Whiskey? Ambas palabras estarían bien escritas dado que en Estados Unidos e Irlanda se escribe whiskey y en el resto del mundo whisky. Si estudiamos la etimología de la palabra whiskey, encontramos que "uisge beatha", era una frase utilizada por los monjes irlandeses en la Edad Media para describir esta bebida como "el agua de la vida".

Filtrar

Whisky

Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-64 de 792

página
  1. 100 Pipers 0,7 litros
    11,57 €
  2. 100 Pipers 1 litro
    14,24 €
  3. Aberfeldy 12 años 1 litro + Estuche
    48,96 €
  4. Aberfeldy 16 años 0,7 litros + Estuche
    67,76 €
  5. Aberfeldy 21 años 0,7 litros + Estuche
    150,04 €
  6. Aberlour 12 años 1 litro
    32,67 €
  7. Aberlour 16 años 0,7 litros
    63,46 €
  8. Aberlour 18 años 0,5 litros + Estuche
    75,95 €
  9. Akashi Blended 0,5 litros + Estuche
    26,50 €
  10. Akashi Red Blended 0,5 litros
    19,36 €
  11. Albertson 0,7 litros
    9,95 €
  12. Ancnoc 12 años 0,7 litros
    30,86 €
  13. Ancnoc Rudhan 1 litro + Estuche
    39,95 €
  14. Antiquary 12 años 0,7 litros + Estuche
    17,90 €
  15. Antiquary 21 años 0,7 litros
    75,50 €
  16. Antiquary Finest Blended 0,7 litros
    13,79 €
  17. Ardbeg 10 años 0,7 litros + Estuche
    38,74 €
  18. Ardbeg An Oa 0,7 litros + Estuche
    55,50 €
  19. Ardbeg Uigeadail 0,7 litros + Estuche
    59,10 €
  20. Ardmore Triple Wood 1 litro
    48,50 €
  21. Arran 10 años 0,7 litros
    31,50 €
  22. Arran Lochranza Reserve 0,7 litros
    26,95 €
  23. Arran Sauternes Cask Finish 0,7 litros
    44,72 €
  24. Auchentoshan 21 años 0,7 litros + Estuche
    148,00 €
  25. Auchentoshan American Oak 0,7 litros
    21,18 €
  26. Auchentoshan Dark Oak 1 litro + Estuche
    52,50 €
  27. Auchentoshan Heartwood 1 litro + Estuche
    33,86 €
  28. Ballantines 0,7 litros
    12,95 €
  29. Ballantines 0,2 litros
    8,49 €
  30. Ballantines 1 litro
    16,50 €
  31. Ballantines 0,05 litros
    1,69 €
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-64 de 792

página

El whisky, esa bebida ambarina que desde su origen en las frías montañas escocesas hace casi mil años, gracias a su característico y seductor gusto logró popularizarse en todo el mundo, convirtiéndose en un producto sinónimo de lujo y placer, siendo uno de los más importantes destilados de referencia para cualquier connoisseur que se precie.

Una bebida con tradición

Para un verdadero amante del whisky nada se compara al deleite de saborear una botella, siendo cada trago una experiencia cautivadora para los sentidos. El whisky es una bebida que con su fuerte personalidad, ha maravillado hasta a los públicos más exigentes a través de la historia. Este destilado digno de reyes y nobles, logra su complejidad a través de una elaboración experta basada en técnicas que han sido perfeccionadas a lo largo de los siglos para obtener siempre la mejor calidad.

La Historia

La palabra Whisky, viene de uisge beata o usguebaugh que en gaélico, dialecto hablado por los celtas, significa “agua de vida”, siendo también llamado aqua vitae en latín. Originalmente se usaba con fines medicinales, pero debido al difícil acceso a las uvas para vino en Europa del Norte, se popularizó la producción y consumo del whisky en la región.

Las técnicas de destilado fueron llevadas por los monjes a Escocia e Irlanda entre los siglos XII y XIV, limitándose su producción a boticas y monasterios hasta finales del siglo XV. Sin embargo, se cree que los mismos celtas ya manejaban la destilación de la cebada para producir el “uisgebeatha”.

A través de las décadas, los escoceses se volvieron líderes mundiales en el destilado del whisky. Para 1494, año del cual se tiene el primer registro histórico sobre la bebida, ésta había alcanzado un nivel masivo dentro de Escocia, ya que como aparecía en el escrito, Friar John Cor estaba recibiendo suficiente malta como para producir 1500 botellas de whisky.

Su popularidad continuó ascendiendo hasta que en 1541 el rey Henry VIII decidió eliminar los monasterios en Escocia. En este momento los monjes cambiaron su ocupación y se dedicaron a la producción de whisky, afianzando más esta bebida en la cultura escocesa.

Posterior a la unión de la Corona Inglesa con la Escocesa en 1707, esta interfiere con la producción del whisky al establecer impuestos muy fuertes a las destilerías sin licencia, lo cual solo hizo que los escoceses se dedicaran a la destilación ilegal de la bebida.

En esta época las destilerías trabajaban de noche para evitar que el humo de los alambiques fuese visto por las autoridades, siendo este el momento en que el whisky se gana el apodo de Moonshine o “brillo de luna”.

La lucha continuó por siglo y medio, llegando a su fin en 1823, cuando el gobierno inglés legalizó la producción de la bebida, lo que permitió una serie de innovaciones en la industria, como la creación del alambique continuo por Robert Stein, que permitió destilar con más rapidez.

Ingredientes del Whisky

El whisky se puede elaborar a base de diferentes granos, cada uno aportando su carácter distintivo al perfil del destilado, siendo la cebada el utilizado principalmente, al ser el mejor ingrediente y el más accesible en las localidades tanto de Escocia como Irlanda. Otros cereales con los que se puede producir esta bebida son el maíz, el trigo, el centeno e incluso hay algunos hechos a base de arroz en los países del continente asiático.

Es además importante en el proceso de elaboración la inclusión de levadura, necesaria para una óptima fermentación que es lo que finalmente le otorgará el grado alcohólico al producto final, además de intensificar la complejidad de los sabores y los aromas presentes en la bebida.

Producción del Whisky

La técnica del destilado es un proceso complejo que permite que soluciones de agua y alcohol alcancen niveles más altos de concentración por medio de la evaporación. Durante la destilación, la mezcla fermentada es calentada en alambiques de cobre a altas temperaturas para recolectar el vapor que posee el contenido alcohólico, este pasa a través de una tubería doblada para luego enfriarlo y hacer que retorne a un estado líquido. Esta destilación se realiza dos veces para producir whisky de acuerdo a la técnica escocesa y tres para el whiskey irlandés, siendo necesario limpiar el alambique cada vez que se realiza el proceso.

Este método donde se utiliza el alambique tradicional es la técnica que se ha llevado a cabo durante los siglos desde su invención. Al llegar la época de la industrialización y con la invención del alambique de columna en Gran Bretaña, el proceso de destilado pudo realizarse de manera continua, sin necesidad de realizar una limpieza del equipo y reduciendo los costos de producción, permitiendo aumentar el volumen de la venta de whisky más accesible. Aunque muchas grandes destilerías utilizan el método continuo, especialmente en Estados Unidos, en la actualidad los mejores whiskies se continúan realizando con la técnica artesanal para continuar con la tradición.

Posteriormente al destilado, el producto obtenido solo se convierte en whisky después de pasar por un proceso de maduración en barriles de roble, por períodos de tiempo que pueden variar dependiendo del objetivo del productor y del tipo de barril, ya que los más nuevos aportan sus aromas más rápidamente. El mínimo de envejecimiento en Europa es de 3 años, pero mientras sea mayor la duración de este proceso, a su vez la calidad del whisky será superior, incrementando su nivel de apreciación y su precio. Un mínimo necesario de maduración para obtener un buen Single Malt Whisky, sería de al menos unos diez años, mejorando con cada año adicional de envejecimiento.

Tipos de Whisky

A lo largo del tiempo, el whisky se ha ido extendiendo por el mundo, adaptándose y cambiando de acuerdo a cada público, por lo que en la actualidad contamos con diferentes tipos de este destilado, unos con más cuerpo, otros más picantes, otros con un sabor afrutado; cada uno cuenta con una identidad marcada y un atractivo particular.

Single Malt Whisky

El mejor whisky que se produce y consume en el mundo es el Malt Whisky, preparándose a base de cebada malteada, destilándose dos o hasta tres veces en el alambique, y madurado por al menos 3 años en barriles de roble. Podemos hablar de un Single Malt Whisky, si los barriles utilizados para el proceso de envejecimiento no han sido mezclados con otros destilados.

Grain Whisky

Existe también la variedad del Grain Whisky, que se hace a base de diferentes tipos de granos y combinaciones. Este se puede destilar a niveles alcohólicos superiores que el Malt Whisky pero tiene sabores más tenues, al ser añejado por menor tiempo.

Blended Whisky y Vatted Malts

El Grain Whisky se usa principalmente para la producción de Blended Whisky. Este contiene una mezcla de distintos tipos de whisky en proporciones variables, lo cual genera una plétora de sabores distinguibles, siendo mejor mientras más Malt Whisky contenga. También existe la mezcla de Single Malts de diferentes destilerías sin la presencia de whisky de grano, aunque en este caso el whisky obtiene el nombre de Vatted Malt.

Bourbon Whiskey

En el continente americano cuentan con el Bourbon Whiskey, producido en Estados Unidos, principalmente en el estado de Kentucky, el cual debe poseer en su composición al menos un 51% de maíz y se destila en alambiques de columna, con una maduración mínima de 4 años. Con estas mismas características existe el Tennessee Whiskey, diferenciándose por el uso de barriles nuevos y ahumados.

Rye Whisky

Tanto Estados Unidos como Canadá comparten la producción de Rye Whisky, elaborado a base principalmente de centeno, con un envejecimiento de tan solo 2 años.

Regiones del Whisky

Escocia

El whisky o scotch, es una parte fundamental de la cultura escocesa, apreciado por su gran valor tradicional e histórico, por lo que ellos se mantienen a la cabeza como los expertos en la materia, con cada una de las cinco regiones imprimiendo toda su maestría y sello personal para la creación de whiskies únicos.

En Lowlands o tierras bajas, solamente con las destilerías Glenkinchie, Aunchentoshan y Bladnoch, se puede encontrar el scotch más ligero y de sabor agradable. Debido al clima favorable para el almacenamiento, las maltas suaves se convierten gracias a la maduración en whiskies de perfiles complejos. En esta región, además se caracterizan por el uso de la destilación triple, a diferencia del resto de Escocia.

Mientras, Highlands o tierras altas, ocupando un gran espacio geográfico y contando con gran cantidad de destilerías, tiende a presentar una gama más amplia de sabores, los cuales se inclinan más a los afrutados, ligeros y picantes, con un perfil más complejo, otorgándole una reputación superior a Lowlands en cuanto a la producción de whisky.

En la pequeña área de Islay, el whisky se caracteriza por tener maltas de sabor intenso, el cual es más ahumado e incluso algo salado, influenciado por el uso de la turba como principal combustible y por su cercanía al mar. Campbeltown posee un producto bastante similar, recibiendo mucho de su perfil de sabor gracias al ambiente marítimo donde se ubica.

Finalmente tenemos a Speyside, el hogar de más del 50% de las destilerías de Escocia, con muchas de las grandes marcas de whiskyubicándose en este lugar. La región se favorece de la tradición de usar barriles de jerez viejos para envejecer el whisky, produciendo de esta forma el Scotch con mayor complejidad, lleno de tonos dulces y un agradable sabor afrutado, recibiendo reconocimiento en todo el mundo por la gran calidad de su producto.

Es importante destacar que en todas las regiones productoras de whisky en Escocia, el único aditivo que se permite en el destilado es el color caramelo E150a, y esto de forma limitada, pero que las destilerías de más tradición siguen prefiriendo imprimir el carácter de cada botella a través de la técnica y conocimientos ancestrales, respetando el verdadero valor cultural y pureza del scotch.

Irlanda

Los irlandeses también se adjudican la invención del whiskey, con la e intercalada, el cual se diferencia del whisky o scotch, principalmente por la técnica del destilado triple y el poco uso de la turba en el proceso de elaboración, aunque ambos comparten la cebada malteada como ingrediente base. Los whiskies de esta región se caracterizan por ser afrutados y ligeros. Su producción principal es de Blended Whisky, aunque también se desatacan por la elaboración del Pure Pot Still, un producto insignia de Irlanda, el cual se elabora a base de una combinación de cebada malteada y cebada sin maltear.

Estados Unidos

El whiskey americano, también con la e intercalada, posee sus particularidades que lo separan de su contraparte producida en los países de Europa. Este tiende a tener un sabor más dulce y ligero, pocas veces se perciben perfiles ahumados o salados, debido a que la turba no es de uso común en las destilerías estadounidenses.

Los principales estados productores de whiskey en este país son Kentucky y Tennessee, populares por la elaboración del Bourbon Whiskey a base de maíz. La diferenciación del destilado de Tennessee es el filtrado con carbón previo a realizar el almacenamiento de la bebida, además del uso de barriles carbonizados para la maduración, lo que suaviza el sabor final del destilado.

De acuerdo a las leyes americanas concernientes a la producción y comercialización del whiskey, está establecido que solo se puede hacer adición de hasta un 2.5% de colorante E150a a los blended whiskies. Sin embargo, esto no se aplica en el caso del Straight Bourbon, ya que los aditivos colorantes no se encuentran permitidos en absoluto, por lo que el color de esta bebida se debe exclusivamente al proceso de maduración y a los barriles utilizados para su almacenamiento.

El whiskey en el territorio del Medio Oeste, se ha caracterizado más que todo por la producción de uno de los Rye Whiskies de más alta calidad de Estados Unidos, ubicándose las mejores destilerías principalmente en los estados de Indiana, Pennsilvania e Illinois.

El Oeste americano también ha tenido un surgimiento en la materia, especialmente en Colorado, elaborando Single Malt Whiskey de gran nivel, el cual presenta un perfil ahumado, con tonos de miel y muy aromático. Además, en esta región han experimentado con técnicas múltiples nuevas como el añejado doble incluyendo el uso de barriles de cerezo, para aportar un sabor y bouquet más delicado y afrutado.

Incluso los estados de California y Texas se han abierto paso en la industria, y han empezado a marcar su huella en el espacio del whiskey con un número cada vez mayor de destilerías artesanales dedicadas a la producción de pequeños lotes con carácter innovador.

Canada

Históricamente, en Canadá la producción de whisky se centra principalmente en el Rye Whisky, en el cual se sustenta principalmente su reputación como productores. Sin embargo, en la actualidad la elaboración está más orientada a los Blended, disminuyendo el uso tradicional de centeno y prefiriendo otros tipos de granos, pudiendo producir Rye Whisky legalmente siempre que este cuente con las características propias de esta variante, como su sabor picante, aunque el centeno no represente la mayor parte de su composición. Existe además una ley que permite la adición de hasta 9.09% de aromatizantes al destilado, permiso que ignoran la mayor parte de las grandes marcas canadienses, pero que sin duda afecta al prestigio del whisky de esta región.

Japón

La nación nipona se convirtió en un inesperado experto en la producción de whisky de alta categoría, entrando en escena con la destilería Yamazaki en 1923. Desde hace ya bastante tiempo, gracias a exhaustivas investigaciones, los avances tecnológicos y al carácter perfeccionista de esta cultura, las destilerías en Japón han logrado evocar con su whisky la gran excelencia encontrada en Escocia.

El destilado japonés conserva la tradición escocesa incorporando elementos propios, como el uso de barriles de roble blanco japonés o barriles usados de Umeshu, un licor hecho a base de ciruela. Esta fusión cultural es lo que le otorga a este whisky ese perfil complejo, sedoso y aromático, con un carácter distintivo, lo que los posiciona entre las mejores regiones productoras de whisky en todo el mundo.

Placer de Conocedores

Desde su origen hasta la actualidad, el whisky, con su fragancia atrayente, su sabor multifacético y su color ambarino, ha sido apreciado en todo el mundo por el público que conoce de una buena bebida. Aquí en Top Drinks Online, sabemos el placer de disfrutar un buen whisky, por lo que te ofrecemos el mejor listado para que escojas el acompañante ideal para una velada llena de lujo y distinción.