Diplomatico Reserva Exclusiva 0,70 litros + ESTUCHE

70 cl / 40,00%

DESCRIPCIÓN
DETALLE

Ron Diplomático Reserva Exclusiva es un ron elegante y complejo, envejecido en barricas de roble hasta 12 años. El maridaje entre un cuerpo único y un excelente equilibro lo han convertido en una referencia para los amantes del ron y los entendidos de todo el mundo. El nacimiento de Ron Diplomático, en la Venezuela de 1959, estuvo marcado por un homenaje al impulsor de la empresa. Don Juancho Nieto Meléndez, el ilustre personaje bien peinado y afeitado que luce en la etiqueta de todas las botellas de la marca, inspiró la fundación de la compañía, que hoy asienta su destilería y planta de producción sobre lo que fue su hacienda particular. Don Juancho, hijo de españoles, pero venezolano de nacimiento, vivió en el estado de Lara, a los pies del Monte Andino, en pleno Parque Nacional de Terepaima, a finales del siglo XIX. De acuerdo con las historias contadas por los vecinos de la región, era un hombre apasionado por las bebidas tradicionales, a quien le encantaba explorar sus fuentes y procesos de elaboración, en particular, de aquellas relacionadas con los rones y sus diferentes variedades. Su curiosidad lo llevó a investigar sobre el impacto que tenían los diferentes factores ambientales en el resultado final, tales como el clima, la humedad de los trópicos, el tipo de agua o las variedades de la caña de azúcar.

35.102135,10 € Impuestos incluidos
29,01 € sin impuestos
No está disponible
¡Avísame cuando haya stock!

Descripción

Ron Diplomático Reserva Exclusiva es un ron elegante y complejo, envejecido en barricas de roble hasta 12 años. El maridaje entre un cuerpo único y un excelente equilibro lo han convertido en una referencia para los amantes del ron y los entendidos de todo el mundo. El nacimiento de Ron Diplomático, en la Venezuela de 1959, estuvo marcado por un homenaje al impulsor de la empresa. Don Juancho Nieto Meléndez, el ilustre personaje bien peinado y afeitado que luce en la etiqueta de todas las botellas de la marca, inspiró la fundación de la compañía, que hoy asienta su destilería y planta de producción sobre lo que fue su hacienda particular. Don Juancho, hijo de españoles, pero venezolano de nacimiento, vivió en el estado de Lara, a los pies del Monte Andino, en pleno Parque Nacional de Terepaima, a finales del siglo XIX. De acuerdo con las historias contadas por los vecinos de la región, era un hombre apasionado por las bebidas tradicionales, a quien le encantaba explorar sus fuentes y procesos de elaboración, en particular, de aquellas relacionadas con los rones y sus diferentes variedades. Su curiosidad lo llevó a investigar sobre el impacto que tenían los diferentes factores ambientales en el resultado final, tales como el clima, la humedad de los trópicos, el tipo de agua o las variedades de la caña de azúcar.